744 4834907

Correduría Pública 2, Plaza Estado de Guerrero © ALL RIGHTS RESERVED. 

Quien inicia un juicio sólo sabe cuándo inicia y el costo inicial; pero ignora cuándo terminará, si ganará o perderá, el costo total y no participará personal y directamente en la solución, sino a través de sus abogados, y quien dirá la última palabra es el Juez.

Por el contrario, en la mediación privada, el interesado selecciona al Mediador, conviene el costo total, la duración del procedimiento y propone personalmente la solución al conflicto.

El Mediador puede intervenir en todos aquellos conflictos entre particulares, en los que no sea obligada la intervención de la autoridad, en casos civiles, familiares y mercantiles, para que concluyan en un convenio que una vez suscrito no requiere autorización de otra autoridad que no sea el Centro de Justicia Alternativa de la ciudad de México, que supervisa a los Mediadores Certificados.

Otra ventaja es que los convenios suscritos por los interesados ante el Mediador, constituyen documento público con valor y eficacia legal de cosa juzgada, susceptible de anotarse en el Registro Público de la Propiedad y hacerse valer ante cualquier autoridad.


La Mediación es un procedimiento voluntario, confidencial, breve, económico, personal, oral, entre otras características, en el que los interesados, acompañados por el Mediador, que es un tercero neutral e imparcial, buscan establecer un diálogo mediante el cual ellos mismos lleguen a un acuerdo de solución del conflicto que los aqueja, conveniente para ambos, plasmando esos acuerdos en un convenio legalmente válido, por ser otorgado ante la fe pública del Mediador, el cual, en caso de incumplimiento, puede ser ejecutado sumariamente por un Juez.

Consulte a su Mediador Privado N° 416 con fe pública, Adrián García Fierro, Certificado por el H. Tribunal Superior del Distrito Federal. Tels. 483-49-07 y 482-62-24.

Company

LLame ahora

Mediador privado número 416, certificado por el tribunal superior de justicia de la ciudad de méxico.

¡La Mano Amiga del Comercio!